Letra V

Viciana, Rafel Martí de

vicianaHistoriador valencià nascut a Borriana. Es l’autor de la «CRONICA DEL REYNO DE VALENCIA» publicada l’any 1564. Extraem l’interessantíssima referència relativa al nostre poble: «…por la costa del mar de Levante, a sesenta y tres brazadas de la lengua del agua, en campo llano está fundada la villa de Vinaroz, cercada de muro, fortalecida de torres y baluartes, con foso cavado en la peña. Está puesta en forma de cuadrado y tiene de contorno doscientas treinta y cinco brazadas y poblada de cuatrocientas casas. En esta villa para su defensa tienen la mejor provisión de armas y cosas de guerras que tengan otros pueblos del reino, porque tiene doce piezas de artilleria de bronce, de medias culebrinas, cañones y muchas pelotas y pólvora. Entre los vecinos existen quinientos hombres de pelea, más de cincuenta arcabuces y cada cual de los vecinos tiene sus armas con tanto cuido como si los enemigos estuviesen a la puerta. También tiene cinco capitanes con cinco banderas de seda variada y diferenciadas que no son mejores en un ejercito real .Y tiene cuatro alféreces que, cada uno de ellos, a su costa ha hecho la bandera y tambor. Y en la hora que se da alarma los alféreces y capitanes suben al muro y con los cuatro están repartidos los cuatro lienzos, y cada alférez coloca su bandera en su lienzo y el capitan con su gente defiende aquel lienzo. El justicia de la villa con su alférez y bandera y con hasta setenta mancebos se pone encima de la iglesia, para que de allí pueda enviar socorro al capitán del lienzo que tuviese necesidad. Este pueblo es el más bien armado, y abastecido de toda la costa y esto le es muy necesario porque el 17 de agosto del año 1545 salió Arraez, Turco, con trece galeras bastardas y reales. Amaneció sobre Vinaroz y le combatió desde el mar con su artillería hasta las diez horas del dia, con la mayor prisa y furia que pudo y le tiró gran número de pelotas de sesenta y setenta libras de peso, de hierro colado. Por la gracia de Dios no hubo mas daño que una mujer que perdió un ojo. El turco perdió más de doscientos hombres además de muchos heridos de la arcabucería. Y Arraez hubo de marchar y supo el daño que había recibido. También vieron que estaba para hundirse una galera muy maltratada. Pasada la pelea y combate el turco hizo vela hacia los Alfaques y llegaron hasta mil hombres de socorro de la villa de San Mateo y de otros pueblos comarcanos. En este socorro iba el reverendo licenciado Arteaga, inquisidor de Valencia, que a la sazón visitaba el reino y hallándose en San Mateo apresuró la salida del socorro. Como la empresa era tan santa puso su persona primero. No solamente esta vez fue acometida la villa de Vinaroz por este corsario, sino muchas otras veces tuvo ataques de galeotes de turcos, porque segun es el vecino de los Alifaques tienen cuenta de los enemigos y tienen mucho cuidado de la vela y guarda de la tierra y en este caso de aviso en un punto están preparados como lo hicieron el 7 de julio del año 1566 que descubrieron siete galeotas que pasaron delante de Vinaroz y cuando estuvieron en el término de Benicarló muchos turcos saltaron a tierra y corrieron por las huertas. Entonces 25 de a caballo y 100 arcabuceros de Vinaroz atacaron a los turcos, los vencieron y les hicieron dejar todo lo que habían tomado de las huertas. Así les acontece a menudo a los de Vinaroz con los turcos. / La iglesia principal de esta villa está bajo la invocación de nuestra señora la madre de Dios. La rectoría de esta iglesia renta al párroco cada año trescientos cincuenta ducados. Residen en esta iglesia dieciséis clérigos y de ellos uno es teólogo y dos canonistas. También tiene esta iglesia muchos y ricos vasos y piezas de plata, y muchos ornamentos de brocados y sedas para el servicio del altar e iglesia. Tiene una iglesia ermita en el monte, fundada al nombre y devoción de nuestra señora la madre de Dios de misericordia. Es casa muy devota, visitada y frecuentada por los devotos de nuestra señora. / En esta villa los vecinos de ella viven de las heredades que poseen, porque son grandes, de viñedos, olivos y de algarrobos. También tienen más de cuatrocientos pozos de norias que riegan sus huertas y granjas de mulas que sacan de las asnas que dan a los caballos, de que usan más en este pueblo que en otra parte del reino. En esta villa hay tambien más de cien casas de oficiales manuales y muchos otros que trabajan en la pesca del mar, de la cual reciben por ser mucha y buena, gran aprovechamiento. Tienen navios en el mar para navegar y cargar mercancías. De su propiedad son dos naves y ocho navíos además de otros muchos de los que tienen parte y compañia en Cataluña y Valencia. La causa de esto viene de que hay muchos vecinos en la villa que son diestros y expertos en hacer y fabricar todo tipo de navios para la navegación. Además tienen todo lo necesario para ello, por tener gran acopio de madera y muy buena, mas ahora, que se ha hecho un carril desde Vinaroz hasta la sierra, por el que carretean ordinariamente cuarenta carros de madera de pino y encina que, no solamente hay para hacer los navíos sino aún para cargar (como cargan de ella por mar) en gran cantidad para otras provincias. Esta madera está probada como muy buena para hacer navíos, de manera que si el Rey quisiera usarla para hacer galeras, en Vinaroz hallaría muy buen aparejo de maestros y madera en abundancia. / Vinaroz es una de las tierras que los navegantes en la costa de Valencia mejor conocen por la contratación que en Vinaroz se tiene para cargar vino y algarrobas como porque si navegan a Levante tocan allí por haber lengua de los Alifaques y si lo hacen en Poniente, al pasar los alifaques van allí por refrescar la provisión de manera que siempre tienen marineros en tierra. En este paraje aunque hay playa, la mar es muy honda y los navios vienen muy arrimados a la tierra, por eso desde los muros de la villa, con la artilleria que tienen, defienden los navíos. / La villa en su ser es de las más graciosas y alegres de toda la costa y muy sana debido a sus aires limpios y serenos. No se ha visto ni hay memoria que en esta villa haya habido ladrones ni mal de peste. Se recogen en el término de la villa de Vinaroz trigo, maiz, legumbres y otros frutos. Pero de lo que más recoge son cien mil cántaros de buen vino y ciento cincuenta mil arrobas de algarrobas. Todo lo demás que se pueda señalar de fidelidad al rey por haberle servido, y de los privilegios de la villa, por ser todo del mismo ser que Benicarló, no lo repetimos. / En esta villa hay gente rica, por los buenos heredaminetos de la tierra y contratación del mar. Hay casas antiguas de linajes honrados de padres y abuelos, antecesores como estos: March, Gavalda, Adell, Febrer, Salvador, Roca, Redorat, Prima y otros muchos. Esta villa encontramos que el venturoso rey Don Jaime la dió a poblar a Girón Ballester y a otros, según aparece por un privilegio del rey hecho el 25 de septiembre del año 1241».

Comment here

55 − 49 =